miércoles, 7 de enero de 2009

3.3. LAS DESIGUALDADES DE EDAD

Actualmente, jóvenes y viejos sufren niveles importantes de pobreza. No hay unanimidad sobre los motivos, pero algunos autores como Foner señalan que la edad se usa para asignar roles, que están diferentemente recompensados. Cada edad se asocia con unas actitudes y comportamientos concretos. Subirats y Bonal apunta que la llave para explicar la precariedad de jóvenes y viejos es su salida (o no entrada) del mercado laboral. Precariedad que, en el caso de los viejos, se acentúa más en las mujeres.

3.4. CLASE, EDAD Y GÉNERO

Es bastante complicado enmarcar en ninguna clase social los jóvenes y viejos que están fuera del mercado laboral. Así como algunos autores defienden que la clasificación se debe basar en la profesión que haya tenido el viejo y la que potencialmente tendrá el joven, otras lo contradicen porque no lo encuentran suficientemente concluyente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada